Mis versos son verdades incompletas, nacidas en los instantes de una mirada entre párpados intimidados; un acercamiento fugaz a la forma en que unos brazos yacen apoyados, al color brillante de un suspiro, a la exigencia de alegría o tristeza que guardan los pequeños gestos que apenas se perciben, a las lágrimas de la emoción estética...; afloran como un saber dormido en una idea que despierta.

porque yo, soy poeta, leo las almas

y cuento las lágrimas de la vida.

(Pasos de Arco Iris, 2ª edición. Amarillo-Violeta, poema XVIII).

*

Me gusta definirme como: "amiga de las Horas, que custodian las puertas del cielo, de la lluvia, el silencio y sus colores".

sábado, 2 de enero de 2021

UNA ORACIÓN PARA ESTE AÑO

 

Para este año os propongo una oración para recitar a diario, no es una oración cualquiera sino una redactada por gentes de todas las razas, religiones y países, que se unieron en la búsqueda del bien común y construyeron un faro luminoso hecho de palabras para que sirviera de guía al mundo: “la declaración universal de derechos humanos”.


Recitemos esta declaración, como una hermosa oración, haciendo hincapié cada día en un artículo, hasta que la dominemos tan bien que forme parte de nuestra propia carne y así, no olvidar, nunca, que somos seres humanos y, por ello, tenemos derechos inalienables; porque si no nos permiten ejercerlos podemos llegar a olvidar que son nuestros y que nadie puede quitárnoslos.

 

Que el año que acaba de comenzar os traiga muchos momentos de serena felicidad.

 

 

LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS

Preámbulo

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción. 

Artículo 1.
 

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2.
 

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 3.
 

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4.
 

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

Artículo 5.
 

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6.
 

Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

 

Artículo 7.
 

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 8.
 

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9.
 

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10.
 

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Artículo 11.
 

1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.
2. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.

Artículo 12.
 

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Artículo 13.
 

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Artículo 14.
 

1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 15.
 

1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

Artículo 16.
 

1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Artículo 17.
 

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

Artículo 18.
 

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 19.
 

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Artículo 20.
 

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación.

Artículo 21.
 

1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.
2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.
3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

Artículo 22.
 

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Artículo 23.
 

1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Artículo 24.
 

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

Artículo 25.
 

1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

Artículo 26.
 

1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Artículo 27.
 

1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Artículo 28.
 

Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29.
 

1. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.
2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.
3. Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 30.
 

Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

 

domingo, 1 de noviembre de 2020

DIA DE TODOS LOS SANTOS

En estos tiempos de confusión LA BUENA GENTE DEL MUNDO, LOS JUSTOS, son negados, convertidos en extraños, señalados como enemigos por esos personajes “salvadores” que se adueñan del aire y nos roban la verdad y la esperanza, sumiéndonos en una oscuridad en la que solo existen ellos y su verdad parcial.

 

La buena gente ahora es invisible, solo vemos a los que nos amedrentan a los que nos amordazan, a aquellos que nos quieren acobardar.

 

A donde ha ido la alegría, ¿dónde están las miradas libres llenas de luz? solo podemos ver apesadumbrados atisbos desgarrados por la desesperanza.

 

¡Cuánta gente invisible y cuánta desesperanza!

 

Pero no, no nos dejemos vencer por el desánimo, aunque quieran arrebatarnos la condición humana y sumirnos en una absoluta miseria espiritual y económica no podrán conseguirlo porque la buena gente existe, son la sal de la tierra y en sus manos, sostienen la luz de la esperanza.

 

 

LA MISERIA

 

La miseria es una sombra larga

de dientes afilados,

son sus puntos cardinales

los silencios de pesado paso;

se oculta en todos ellos

con labios de sonrisa muerta

y ojos desangrados.

La vemos

con un saber roto, sin nombre,  

con otro “yo” de mirada lejana

y nos deja en el rostro

un rictus trágico,

mitad miedo, mitad horror;

y nos conformamos 

con su oscuridad sin esperanza.

Dame tu mano y la tuya,

Dadme, todos, la mano;

construyamos un mundo de alegría

en el que germine, por fin,

la claridad de la justicia.

 

Copyright © Florentina Gómez Guasp

 

2 DE NOVIEMBRE DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS

 

Recordando a aquellos que se han ido para siempre, me rebelo ante la señora de las sombras:

 

 

DUEÑA DE LAS SOMBRAS

 

A veces pienso en ti,

extraña dueña de las sombras,

mujer despiadada sin rostro.

Caminas entre nosotros sigilosa;

con tu gélido silencio te acercas, 

algunas veces tanto,

que sentimos el roce de tu aliento

golpear con profundo dolor 

nuestra alma.

Todos tememos

tu cercana presencia

y, sin embargo,

cantamos, cada día, tu canción

con los compases del reloj.

En ti, soberana de la oscuridad, 

está escrito el adiós de todos,

aquel 

que deja una huella indeleble:

tu mirada sin ojos,

nos obliga a decir adiós

para siempre.

 

“Algunos adioses sin respuesta”

Copyright © 2014 Florentina Gómez Guasp

Todos los derechos reservados.

ISBN-10: 1503383180

ISBN-13: 978-1503383180

miércoles, 30 de septiembre de 2020

EL ALADO Y LA MARIPOSA



Es el título de mi nuevo libro; en él he reunido algunos poemas que he escrito referidos al amor. Y, dado que no podemos entender esta idea sin pensar en su contrario, he incluido otros referidos al desamor.


Andamos siempre en equilibrio, sobre un hilo que pende sostenido entre dos extremos opuestos, enfrentados: la energía que nos eleva y nos lleva a ser mejores; y aquella que destruye y nos cierra la puerta a la libertad. 


El temblor de las almas que se encuentran cumpliendo su destino, genera tanta energía que brota una estrella y el universo se expande: mantener la harmonía de su viva luz es la tarea más importante de la existencia.

 

 

Aquí tenéis un poema de este libro: 

 

 

EXISTE UN INSTANTE

 

Existe un instante

igual 

a la visión pura de los dioses;

un instante

que oculta en el azar 

la verdad esperada

y extiende las manos del destino,

haciéndolo largo,

predecible.

¡Ah!, 

si me atreviera a desvelar 

el verde profundo,

si consiguiera adentrarme 

en ese momento lleno de misterio;

levantar  

el velo que cubre tu rostro

y observar

tus ojos llenarse de sorpresas,

buscar el infinito en tus brazos. 

Llegar a comprender la eternidad.


© copyright Florentina Gómez Guasp

lunes, 1 de junio de 2020

TIEMPOS DE OSCURIDAD

Son tiempos de oscuridad en los que uno se siente avasallado, privado de sus derechos más elementales. Tiempos en los que los verdadero y lo falso se mezclan para hacernos crédulos de una realidad dudosa en la que nada es lo que parece y los principios de legalidad se desvanecen.

Para enfrentar la confusión yo solo tengo mis versos:


LAS PALABRAS FALSAS


Las palabras falsas 
entran en esos días,
mensajeros de la oscuridad, 
que aparecen por sorpresa
entre tempestades; 
primero son extrañas
pero, poco a poco,
se adueñan del verde real 
en los reflejos 
que el sol da a las miradas. 
No quiero escucharlas;
me iré a un lugar aparte
donde no sienta,
el afilado filo de su odio
sobre la verdad abierta.
Negaré su realidad
para no llevar
su peso gris en mis ojos
y caminaré alegre
aunque estén acechando.


Y a pesar de todo…


SEGUIMOS ADELANTE


Seguimos adelante,
siempre.
Aunque las estrellas 
nos nieguen 
su brillo claro en la noche
y el viento lleve su canto 
a los confines
en los que no existe el color.
Seguimos adelante
cuando las lágrimas,
con nombre de olvido,
nos llevan 
a un horizonte gris.
Seguimos adelante,
incluso
cuando el sol nos deja
en una oscuridad de plomo.
Seguimos adelante,
siempre.
Solo el tiempo 
nos da lo esencial: 
la sustantiva palabra 
que nada necesita.


Alargados Grises
Copyright © 2012 Florentina Gómez Guasp
Todos los derechos reservados
ISBN 10: 1483903338
ISBN-13: 978-1483903330

domingo, 22 de marzo de 2020

¡Qué peligroso es el miedo!

Os invito a una reflexión con el poema primero de mi libro “La sombra impía del miedo”
                     -I-

Confiados en la falaz inmovilidad
observamos, con rosto impasible
y pausada indiferencia, 
como se apareja el siniestro navío 
que conduce al miedo.
Distraídos por firmes convicciones
no advertimos sus fauces violentas
ni los tenebrosos augurios
de su incisiva proa. 
¡Estamos tan embebidos y cegados 
por la cotidiana seguridad!, 
siempre engañosa
tan fiados en nuestra idea de futuro,
que ignoramos, con incauto desdén, 
el delicado momento 
en que infla su poderoso velamen,
¡es apenas un instante!,
y ya solo existe su premura, 
su insólita rapidez para llevar la nave
a sus opacos dominios 
preñados de agitados mares 
y engañosas calmas, 
presagio de las confusas borrascas
que le son propias.
Presos ya en él, desasistidos,
navegamos, abatidos, a la deriva 
sin brújula ni propósito,
manejados por el absurdo rapto frenético 
de sus razones amenazantes.
Es extraño, casi siempre lo intuimos, 
notamos su sigilosa y creciente proximidad,
su turbulenta y fría red 
ahogando el germen de la alegría;
mas, igual que almas derrotadas,
elegimos desdeñar
las señales que anuncian su ferocidad.
Acomodados en nuestra razonable idea
dejamos pasar el tiempo sin tomar en cuenta
los terribles vaticinios que muestran los actos
que alberga su sombría naturaleza.
¡Pobres vencidos caminando ya sin vida propia!

©Florentina Gómez Guasp

domingo, 9 de febrero de 2020

LOS PUNTOS CARDINALES DEL AMOR

PARA CELEBRAR SAN VALENTÍN 2020 OS BRINDO DOS POEMAS PARA EL AMOR Y UNO PARA EL DESAMOR.

LOS PUNTOS CARDINALES DEL AMOR

En el Norte mora su sentir profundo, 
con corazón alado de ojos grandes
y manos de aire que dirigen 
melodías silenciosas de alabanza.

Al Sur, su ardiente llama de águila
se alza hacia las almas inmóviles 
de las estrellas; 
allí aspira el aire ebrio de sus luces
y cede sus libres alas al destino.

Hay rosas invisibles en su jardín del Este,
síes de ámbar con blanco de azahar 
en el peso azul de la luna;
márgenes de sueños mecidos  
por sus inadvertidos pálpitos de luz.

La orilla del Oeste huele a sal lejana,
a chispas salobres con nombres escritos
en la fragancia de sus olas;
sus atrevidas letras, movidas por el viento,
cantan una canción secreta de añoranzas.

En su centro, justo en la intersección 
de la rosa de los vientos,
habita su corazón dorado de amapola;
su fulgor abierto de alma de siembra,
llama viva que enciende el universo.

©Florentina Gómez Guasp. (Todos los derechos reservados)


CÓDIGO SECRETO DEL AMOR

El cuerpo es un templo sagrado,
una morada virtuosa de universo.
Tú y yo somos uno, 
un solo corazón de ámbar anudado.
¡acaso no ves tu alma en mi regazo?
Si alguien profana tu templo,
profana también el mío. 

©Florentina Gómez Guasp (Todos los derechos reservados)


Y PARA LOS QUE TIENEN EL CORAZÓN QUEBRADO POR UN DESAMOR, ESTE POEMA:

MIRAR EL HORIZONTE

Abre tus ojos y desliza doliente
la reserva neblinosa de un ardor;
dichoso será para el recuerdo.
No guardes los granos de la ira
entre los orígenes del destino: 
arduo es dominar el azar;
fácil, caer en el desánimo.
Alza las manos valientes,
quita tus ojos llorosos
del desperdicio de las horas;
será más útil ir más allá del pesar 
y hacerlo fértil.
Sustrae la voluntad caída 
al inútil desaliento;
abre la caja de esperanzas 
y cuenta destellos de estrellas:
también sus brillos son frágiles, 
mantienen el pulso del tiempo.
Lejanos horizontes nos avisan: 
el futuro tiene su propia luz,
nos la muestra si el paso no vacila.

©Florentina Gómez Guasp (todos los derechos reservados)